Embarrados por el mundo 2018

Publicado el 2 Noviembre 2018 en la categoría Bolivia, Burundi, General | Sé el primero en comentar

El pasado sábado tuvimos una asamblea para poder contaros en persona cómo fue nuestro verano en Bolivia y Burundi. Aunque en Embarrados nos sentimos siempre presentes y cercanos a los proyectos con los que colaboramos, las tres familias que viajaron este año nos han devuelto el contacto piel con piel que nos encanta tener con ellos.

IMG_20180803_120020_234_preview

En primer lugar, hablamos de la experiencia de Laura, Luis, Bea y sus hijos en Bolivia. Para Bea, Sara, Elena y David era su primera visita. Aunque llevaban muchos años colaborando con Embarrados y conociendo en la distancia nuestro trabajo en Cochabamba y El Alto, fue muy especial para ellos poder visitarlos. Los niños destacaron el poder ayudar, jugar y querer a los niños de Creamos; acercarse a la realidad tan distinta y tan dura que se vive en Larati; conocer la labor de la Casa de niños, un lugar donde los más rechazados de la sociedad -niños sin familia, personas con discapacidad, enfermos de SIDA…- tienen su hogar; también el mareo y la altura de El Alto, que se combate masticando coca y sobre todo con el cariño y la acogida de Pepe y todos sus chicos. Poder vivir con ellos, cenar, jugar y reírse juntos, celebrando la alegría de encontrarse, les hizo sentirse como en casa.

IMG_20180731_204717_655_preview

Bea destaca también la tremenda diferencia que se conoce, pero no se siente hasta que no se camina junto a quienes viven la pobreza más absoluta, quienes superan la dificultad día a día, quienes tienen que preocuparse por cómo pagar una sanidad que a nosotros se nos da gratis… Como médico, la labor de paliativos de Jesús Obrero en El Alto y la falta de material y personal con la que trabajan le impactó especialmente. Por ello, tuvo que aprender a mirar esta desigualdad no desde el enfado o el desconcierto, porque nacer en un sitio o en otro y vivir una vida tan diferente es solo cuestión de suerte, sino desde el agradecimiento. Agradecimiento por nuestra propia suerte, pero también por poder embarrarnos con personas que sonríen, que acogen, que luchan incansablemente y que dan sentido a nuestro trabajo. Por eso, creamos y creemos en un mundo mejor y, como los aimara, nos gustaría representar el pasado hacia adelante, porque ya lo conocemos, y el futuro hacia atrás, porque no lo conocemos y está todo por hacer.

IMG_6403

Para Laura, Luis, Ainara y Mar volver a Cochabamba fue un reencuentro que vivieron con agradecimiento profundo. Fue reencuentro con el trabajo que hicieron allí, con un Preefa que sigue en marcha con ganas de mejorar y de crecer y profesores cada vez más estables, y con el I Congreso de Autismo de Bolivia, donde encontraron familias que se empoderan unas a otras, que colaboran para formarse y para seguir creciendo en el camino de vivir con personas con TEA. Fue ver que proyectos que iniciaron, que iniciamos, como el transporte público y la reforma de los baños del Preefa, siguen en marcha y ayudan a la autonomía, la educación y la calidad de vida de los alumnos del colegio, y por supuesto con los proyectos que pusieron en marcha Pedro y Elena en El Alto como Mururata, con sus huertos y sus talleres funcionando a toda máquina. Fue un reencuentro con personas que les acompañaron todo el tiempo que vivieron en Cochabamba, de dar abrazos y cariño por todas partes en las que fueron acogidos como amigos, como compañeros, como familia. Fue también un reencuentro con el hogar Salomon Klein, donde conocieron a Libertad, y verla tan mayor, tan contenta, viviendo la vuelta a su primera casa con naturalidad y tranquilidad, fue también un regalo.

bus escolar 2

Fue muy emocionante escuchar el testimonio de mayores y de pequeños, por los reencuentros y por las experiencias nuevas, que han marcado su verano y el nuestro.

Después, Pedro y Elena nos contaron su viaje a Burundi. Aunque siempre nos hemos sentido cerca de ellos gracias al padre Germán, era la primera vez que un miembro de Embarrados visitaba el país.

Se encontraron con una comunidad profundamente religiosa, que celebra con alegría y con profundidad una fe que se manifiesta en cada parte de su vida. La acogida de los padres blancos, con una voluntad y una manera de hacer la misión muy distinta de la que conocían ellos, fue también una forma de recolocarse y de seguir aprendiendo.

P1060004

Aunque conocieron situaciones durísimas de desnutrición y enfermedad, de pobreza extrema, también les llamó la atención la cantidad de niños que hay y la demanda constante de juego, de cariño, de diversión por su parte, un juego que no se hacía difícil a pesar de la barrera del idioma.

Pudieron colaborar también en diversos proyectos del padre Germán, como la construcción de casas en la que se implicaba toda la comunidad, desde la fabricación de ladrillos hasta la colocación del techo de zinc, y en la reparación de zanjas en caminos que son fundamentales para el transporte de los pueblos. Entre risas, nos contaron que algunos vecinos decían que era “la primera vez que veo a un blanco trabajar”. Su experiencia fue de embarrarse totalmente con ellos, en el trabajo y literalmente: es un país muy polvoriento, en el que la tierra se te pega a la piel en cuanto te acercas a ella.

WP_20180823_018

También fueron testigos del camino de reconciliación, un proyecto del padre Germán en el que se utiliza un camino de peregrinación y oración para sanar las heridas provocadas por la guerra civil.

En Tenga pudieron visitar el hospital y conocer las condiciones en las que se trabaja, con mosquiteras obligatorias para prevenir la malaria y una enorme dificultad para conseguir medicamentos, por lo que agradecieron mucho los que pudimos llevar desde España. A pesar de la escasez de recursos materiales, también se sintieron acogidos por personas optimistas, sonrientes, que les ayudaron a comprender su situación y a sentirse como en casa.

Para Pedro y Elena, que tan cerca del corazón llevan Bolivia, esta visita a Burundi fue una oportunidad para renovar su compromiso de seguir colaborando, compartiendo nuestros recursos y para saber que la labor de Embarrados, aquí y allí, tiene sentido.

WP_20180825_030

Esperamos que pudieseis venir y compartir este día con nosotros pero, si no, que hayas podido ver una parte de todo lo que se habló, sintió, rió y compartió en este día. Puedes ver más fotos en Facebook y la crónica en directo en nuestro Instagram (@asociacionembarrados). Síguenos en redes sociales para no perderte nada, y ¡seguimos embarrándonos!

P1050969

Peli y manta: Queremos ir al cole

Publicado el 17 Mayo 2018 en la categoría Embarrados | Sé el primero en comentar

El 9 de octubre de 2012, un grupo de militares talibanes subieron a un autobús en Pakistán, preguntaron quién era Malala Yousafzai y le pegaron un tiro en la cabeza. Por suerte, la bala no llegó a matarla, sino que convirtió a Malala en una de las activistas más importantes a nivel mundial por el derecho a la educación y por los derechos fundamentales de las niñas, entre ellos, ir al colegio.

malala 2El pasado 13 de mayo fue el Día del Niño, una fecha que en muchos países es una celebración de la infancia o simplemente pasa desapercibida, mientras que en otros es de una importancia vital. Actualmente, 300 millones de niños sufren maltrato físico, psicológico o sexual en todo el mundo; solo en Latinoamérica, 70 millones de niños se encuentran en condiciones de pobreza, y dos tercios de estos niños padecen de violencia. Se calcula que cada año mueren por homicidio 41 000 menores de 15 años. Además, las situaciones de guerra y pobreza extrema aumentan la vulnerabilidad de los menores.

Una de las maneras de combatir y prevenir esta violencia y desatención es proporcionar educación a los niños, de manera que puedan comprender sus derechos, luchar por obtenerlos o defenderlos y crecer para ser adultos que sigan luchando por los más vulnerables. Sin embargo, según Human Righst Watch, más de 264 millones de niños carecen de acceso a la educación en el mundo. Esto se debe, entre otros factores, a que muchos países en vías de desarrollo no pueden garantizar una educación de calidad para toda su población; por ello, entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio se encuentra lograr la enseñanza primaria universal. Puedes ver aquí  los múltiples factores (de género, de sector, de etnia, económicos…) que provocan una desigualdad en el acceso a la educación en las distintas partes del mundo.

Malala es un ejemplo del poder y la importancia que tiene la educación para el desarrollo personal, la conciencia social y la libertad individual: con tan solo once años, comenzó a escribir un blog anónimo para la BBC sobre su vida en Pakistán, especialmente sobre la prohibición a las niñas de ir a la escuela. Cuando su importancia a nivel internacional creció, comenzó a recibir amenazas del régimen y finalmente tuvo que exiliarse a Inglaterra tras el atentado contra su vida. Actualmente, es alumna en la Universidad de Oxford.Malala

Desde la sección de Peli y Manta, queremos proponerte que veas dos documentales sobre Malala, su pasión por la educación y su buen humor incansable ante la adversidad. Uno de ellos, Class Dismissed, se grabó en 2010, y su repercusión internacional fue lo que precipitó el ataque contra su vida dos años más tarde. El otro, He Named Me Malala (Él me llamó Malala) fue grabado en 2015, cuando Malala ya vivía y estudiaba en Inglaterra. Puedes comprarlo aquí o verlo gratuitamente en Netflix.

Gracias a la convicción y la insistencia de Malala, Pakistán se comprometió en 2014 a proporcionar educación universal a niños y niñas, aunque a día de hoy es necesaria una acción continua para que se mantenga este compromiso. Porque los niños son el futuro y el mejor recurso que podemos dejarle al planeta, continuemos sensibilizándonos y sensibilizándolos. Con un poco de retraso…

¡Feliz Día del Niño!

¿Soñamos con un 2018 embarrado?

Publicado el 19 Enero 2018 en la categoría Embarrados, General | Sé el primero en comentar

El pasado sábado 13 de enero tuvimos nuestra primera Asamblea del año. Fue un encuentro lleno de pistas y claves para seguir embarrándonos en el mundo. Contamos con la presencia de Tiscar y Jesús, amigos de Embarrados y miembros de la Comunidad de San’Egidio de Madrid. Nos hicieron un fantástico resumen de la Doctrina Social de la Iglesia y, sobre todo, compartieron su historia de apuesta por los que menos tienen en nuestro mundo, una historia de amor por la humanidad, por la vida y por el sueño de un mundo para todos, que es el sueño de Dios.IMG_20180113_102955563

En esta reunión descubrimos que nuestra acción debe ser respuesta a una pregunta, que necesita ser escuchada. Si diseñamos lo que otros necesitan desde un despacho, aislados del mundo, nuestra acción es inútil. En cambio, estar atentos, escuchar las necesidades, las “preguntas” de quienes nos rodean, pueden llevarnos a responder de las más diversas formas y, aunque estas respuestas no siempre sean una solución, el mismo hecho de reaccionar ya cambia nuestro corazón.

Es necesario realizar esta escucha desde la convicción de un destino único para la humanidad: todos tenemos el mismo destino, y algunos hemos tenido simplemente más suerte por nacer en países o familias con más recursos. Si el destino es único, tenemos la responsabilidad de escuchar el grito de la humanidad: aunque no hemos elegido nacer aquí, sí podemos elegir escuchar y responder. Y la Iglesia es compañera (somos compañeros) de esta humanidad, porque el humano por excelencia fue Jesús.

También sabemos que esta respuesta debe ser gratuita, dada sin pedir ni esperar nada a cambio. Hoy la gratuidad está en crisis, y sin embargo es lo que hace sostenible nuestra respuesta al mundo, porque no sólo puede transformar el mundo sino que transforma nuestro corazón; es un movimiento circular de “dar y recibir” que enriquece la experiencia de todos los implicados. Por eso, es preocupante ver cómo muchas de las experiencias de entrega sean a cambio de algo: de días libres en el trabajo, de créditos o nota en ambientes educativos…

IMG_20180113_105111058Porque sabemos todo lo anterior, entre la denuncia y el anuncio (si es que es necesario elegir), escogemos anunciar: anunciar lo que podemos hacer, lo que estamos haciendo. Anunciar que se espera de nosotros que construyamos un futuro soñado, que es posible solo a través de nuestra entrega, nuestra respuesta constante. Anunciar es mostrar el bien, mostrar el amor, dar una imagen positiva ante lo doloroso del mundo. Y si miramos el evangelio, es hacer posible el encuentro entre el mundo que nos muestra y la historia de nuestro mundo.

Porque todo lo que hacemos tiene sentido porque se hace desde el amor, desde una relación afectiva con aquellos que nos han interpelado. Es necesario recuperar el poder de la mirada que nos lleva directamente a la vida del que está delante de nosotros. No queremos hablar de los pobres, queremos hablar con los pobres. No queremos ser gestores de ayuda ni de recursos, queremos ser amigos. Los gestores ponen límites, los amigos ponen excesos en sus expresiones de amor.

Tampoco queremos ser jueces que tratan a todos por igual, no queremos ser justos (en ese sentido). Queremos ser amigos justos que ponen en función de lo que los otros necesitan. Queremos ser “amigos justos  y excesivos”, que se fatigan, que están “cuerpo a cuerpo” y viven su compromiso con la humanidad desde una relación afectiva con los que vayan saliendo en nuestro camino. Las respuestas no siempre serán soluciones. Lo que podrán ser siempre son manifestación del bien y el amor que nos renuevan a nosotros y acaban transformando el mundo.IMG_20180113_130449852

Después de escuchar la vida del mundo, la vida de los empobrecidos… ¿Soñamos con otro mundo distinto? ¿Nuestro futuro es el sueño de Dios? ¿Nos atrevemos a mirar a ese sueño y fantaseamos con él, lo imaginamos y dejamos volar nuestra imaginación para caminar hacia él? Es posible caminar hacia ese sueño, sólo tenemos que creérnoslo y escuchar el latido de ese sueño, que es el latido del mundo con sus preguntas de la vida.

Y como música de fondo, la oración que forma parte y sostiene esa respuesta, porque nos cambia, nos toca el corazón y hace que nuestras manos lleguen más lejos. Porque la primera respuesta, la que es siempre posible y siempre sirve, es la oración.

Tiscar y Jesús compartieron con nosotros las respuestas que desde Sant’Egidio van dando al mundo: comida del día de Navidad con más de 300.000 amigos de la calle en todo el mundo, los corredores humanitarios con quienes tienen que huir de sus países, mediaciones de paz en lugares en guerra, campañas contra la pena de muerte, la campaña DREAM para personas afectadas por SIDA en África, sus escuelas de la paz

Resumiendo, todo surge de una pregunta de alguien a quien podemos mirar y que nos mira: una pregunta que nos lleva a una respuesta, que nos podrá renovar desde el amor y que podrá formar parte de la transformación del mundo.

IMG_20180113_140641316

¿Nos seguimos embarrando?

Después de una mañana compartiendo todas estas pistas, comimos un estupendo cocido. Y por la tarde, reunidos por comisiones, miramos el año con energías renovadas, con ganas de SER respuesta y de estar atentos a las preguntas de nuestros amigos en Bolivia y Burundi. Será posible gracias a todos los que desde aquí, hacéis posible este sueño de transformar este mundo en un lugar para todos.

¿Soñamos con un 2018 embarrado?

Si quieres ver más fotos de este encuentro, las puedes encontrar en Facebook. ¡Síguenos!

Desde Bolivia y Burundi, ¡feliz Navidad!

Publicado el 27 Diciembre 2017 en la categoría Embarrados | Sé el primero en comentar

En esta Navidad queremos dar protagonismo a quienes de verdad lo tienen: las personas que forman parte de la Fundación Sembrando Esperanza, el Centro de Salud Jesús Obrero, el Colegio de Educación Especial Mururata en El Alto, el Colegio de Educación Especial PREEFA, la Asociación ASPAUT de familias con hijos con autismo, la gente que vive en Burundi y la Asociación Creamos de Cochabamba.
Estamos muy agradecidos por las felicitaciones que nos han ido llegando desde Bolivia y Burundi. Ellos nos impulsan a ser mejores personas, a vivir mirando más allá de nuestra vida cotidiana y a movilizarnos para que todas las personas tengan una vida mejor.

Gracias a cada una de las personas que forman parte de estos proyectos, porque nos invitan a embarrarnos en cada una de sus vidas.

Felicitación navideña - 2017

Tarjeta Navidad Comunidad El Alto 2017 (1)

Acogidos en Bolivia

Publicado el 16 Noviembre 2017 en la categoría Bolivia, Embarrados | Leer el primer comentario

Así es como describe la familia del Río Granado su paso por Bolivia este verano. El pasado 3 de noviembre tuvimos la suerte de escuchar y emocionarnos con la experiencia de Daniel, María, Pedro, Elena y Pedro. Niños, jóvenes y adultos disfrutamos de una tarde embarrada.

elena

Nos contaron lo que vivieron en Cochabamba, Santa Cruz, Sucre, Iquique (en Chile) y por supuesto, en El Alto, esa ciudad que forma parte de su vida y de su historia, y de la de todos los que formamos parte de Embarrados. Destacaron la experiencia de sentirse acogidos en todo momento: por la comunidad de hermanas con las que vivieron en cada una de esas cuidades, por el padre Pepe y los seminaristas que viven en la parroquia de Jesús Obrero en El Alto, y especialmente en Mururata. Estando ellos allí, celebraron el 14º aniversario de Mururata. Muy emocinante lo que vivieron y lo que escuchamos, las visitas a tantos lugares conocidos y la renovación  del compromiso con nuestros destinatarios. Ser parte de este milagro compartido es un regalo increíble.

MaríaNos gustó especialmente escuchar a Pedro, María y Dani. Ellos han vivido allí el verdadero significado de embarrarse, estando con la gente de Bolivia en sus quehaceres diarios, ya sea haciendo pan, fregando, compartiendo las comidtodosas con los niños y niñas de un comedor, charlando en las comidas… y Dani, celebrando allí su Primera Comunión.

Nos gustó también ver el reflejo allí de lo que aquí hacemos aquí desde Embarrados, nos sentíamos muy conectados con lo que habían vivido. Como decía Pedro, tenemos la suerte de vivir aquí y a veces no somos conscientes de la grandísima diferencia que supone vivir en un lugar u otro del mundo. No hemos elegido vivir aquí, pero sí podemos elegir vivir mirando a los que viven otras realidades como las de Bolivia. Los calendarios, las camisetas, nuestros cocidos, los encuentros en los colegios… todo lo que aquí hacemos, puede contribuir a que la vida de otras personas pueda ser un poco distinta.

Nos han traído muchas emociones y pocas fotos. Lo vivido está en el corazón, y ahora que los hemos escuchado, también en el nuestro. No han querido traer la intimidad de todos los que se han ido encontrando aquellos días, sólo lo que su corazón ha sentido.

Una experiencia familiar de hondura y misión. ¡Gracias por compartirla y por habernos llevado a vuestro viaje a Bolivia!… ¿Cuándo el próximo?