Ser sensible es tener grande el corazón

Publicado el 10 Abril 2014 en la categoría Bolivia, Embarrados | Sé el primero en comentar

En una de las clases del centro de día Labouré, cuelga este cartel. Durante todo el curso, los niños han estado aprendiendo cómo la empatía y la sensibilidad nos hace más grandes y nos acerca al resto, y cómo el primer paso para esta sensibilidad es conocer el mundo y lo diverso que es.

P1590339

Hoy, jueves 10 de abril, Embarrados ha ido a ayudarles con este proceso de sensibilización. En primer lugar, hemos hecho el juego de la subasta:P1590346 desde la Organización de las Naciones Unidas del Mundo Mundial, tres embajadoras han llegado para vender un colegio, un centro de día y un centro de salud. Cada uno de los tres grupos en los que los niños se han dividido ha recibido dinero acorde al país al que representarían en la subasta: Estados Unidos, Italia y Bolivia. Ha sido una actividad muy positiva, porque en primer lugar los niños del grupo de Estados Unidos ha decidido dar parte de su dinero a Bolivia, al ver que no podían comprar ninguno de los centros. Y en segundo lugar, porque todos han protestado, preguntando cómo era posible que un país tuviese tanto y otro tan poco. Una pregunta que muchos nos hacemos diariamente aunque, como ha dicho uno de los “bolivianos” suspirando, Menos mal que esto no es real“.

P1590351

Después, hemos visto una presentación en la que se explicaba qué es Embarrados y en qué proyectos colabora actualmente, y por qué es necesario que lo haga. Ha sido importante para ellos ver que, a pesar de las diferencias, muchas cosas eran iguales en Bolivia: el Kurmi (en el Alto) es un centro de día igual que Labouré, la gente se pone enferma y también necesita un hospital, los niños de Creamos necesitan tanto cariño y atención como ellos… Ha sido un momento caótico y divertido, en el que las dudas y los comentarios se preguntaban y se respondían espontáneamente; una oportunidad para todos, los niños y los adultos, de aprender a ver las realidades a las que estamos acostumbrados con otros ojos.

Para terminar, hemos visto que, a pesar de las donaciones de otros grupos y de la invitación tanto de “Italia” como de “Estados Unidos” a viajar a sus países para trabajar y disfrutar de todas las ventajas que acababan de adquirir, al final Bolivia se había quedado sin nada. Los chavales se han puesto rápidamente manos a la obra y, coloreando

P1590355

cada uno un ladrillo, han creado un edificio para Bolivia. Su obra de arte se ha quedado en Labouré, como recordatorio y excusa para hablar a los que no han venido de lo que han aprendido esta tarde, y ellos se han llevado unas chapas de Embarrados con el encargo de contárselo a todo el mundo.

Queremos dar las gracias a Labouré por dejarnos compartir con ellos una tarde tan divertida, productiva y a los niños por hacer un poco más grandes los corazones de todos.

Añade un comentario