Peli y manta: Techo y comida

Publicado el 13 Mayo 2019 en la categoría Cultura, Embarrados | Sé el primero en comentar

La Constitución Española establece en su artículo 47 Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”

 De eso es precisamente de lo que trata la película “Techo y comida” de Juan Miguel del Castillo. Una película que pone de manifiesto el drama social al que se enfrentan muchas familias españolas que no pueden hacer frente a las facturas y que terminan por ser desahuciadas, que como su director dice, despierta las conciencias dormidas y, desgraciadamente, está basada en un hecho real, en una vecina de Juan Miguel que también podría ser la de cualquiera de nosotros.

Rocío (Natalia de Molina) es una madre soltera que mediante trabajos ocasionales intenta ganarse la vida pero apenas le da para comer. Teme perder la tutela de su hijo Adrián y por él trata de aparentar una vida lo más normal posible. Esta situación se ha alargado demasiado y llega un momento en el que Rocío no puede hacer ya frente a todos los problemas que tienen e incluso comienzan a sentir carencias en las necesidades más básicas de alimentación e higiene. Sin embargo, es una madre coraje que trata de que su hijo no solo no se entere de esta situación sino que además pueda vivir una vida normal, para lo que Rocío tendrá que renunciar a todo por su hijo.

 A lo largo de la película la situación va empeorando cuando el propietario de la vivienda en la que vive les denuncia por no pagar el alquiler de la casa.

Es imposible no ver esta película con un nudo en la garganta, puesto que pone de manifiesto problemas tan actuales como la pobreza energética, que sufre más del 40% de la población española.

Además, es una película que va ahondando en la vergüenza de un país que se junta para ver cómo su equipo nacional gana una Eurocopa pero que no atiende a las personas que están pasando por estas situaciones tan difíciles. Un país en el que el año pasado se superaron los 70.000 desahucios, en el que por tanto ni la ley ni los que la imponen garantizan uno de los derechos fundamentales de sus ciudadanos: el acceso a una vivienda digna.

Una gran película para sentarnos a reflexionar y para denunciar este tipo de situaciones que desgraciadamente se viven a diario en nuestro país.

 Peli y manta Desahucios

Esperamos que os animéis a verla y a dejar que os toque el corazón como a nosotros.

 

 

Añade un comentario