Peli y manta: Queremos ir al cole

Publicado el 17 Mayo 2018 en la categoría Embarrados | Sé el primero en comentar

El 9 de octubre de 2012, un grupo de militares talibanes subieron a un autobús en Pakistán, preguntaron quién era Malala Yousafzai y le pegaron un tiro en la cabeza. Por suerte, la bala no llegó a matarla, sino que convirtió a Malala en una de las activistas más importantes a nivel mundial por el derecho a la educación y por los derechos fundamentales de las niñas, entre ellos, ir al colegio.

malala 2El pasado 13 de mayo fue el Día del Niño, una fecha que en muchos países es una celebración de la infancia o simplemente pasa desapercibida, mientras que en otros es de una importancia vital. Actualmente, 300 millones de niños sufren maltrato físico, psicológico o sexual en todo el mundo; solo en Latinoamérica, 70 millones de niños se encuentran en condiciones de pobreza, y dos tercios de estos niños padecen de violencia. Se calcula que cada año mueren por homicidio 41 000 menores de 15 años. Además, las situaciones de guerra y pobreza extrema aumentan la vulnerabilidad de los menores.

Una de las maneras de combatir y prevenir esta violencia y desatención es proporcionar educación a los niños, de manera que puedan comprender sus derechos, luchar por obtenerlos o defenderlos y crecer para ser adultos que sigan luchando por los más vulnerables. Sin embargo, según Human Righst Watch, más de 264 millones de niños carecen de acceso a la educación en el mundo. Esto se debe, entre otros factores, a que muchos países en vías de desarrollo no pueden garantizar una educación de calidad para toda su población; por ello, entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio se encuentra lograr la enseñanza primaria universal. Puedes ver aquí  los múltiples factores (de género, de sector, de etnia, económicos…) que provocan una desigualdad en el acceso a la educación en las distintas partes del mundo.

Malala es un ejemplo del poder y la importancia que tiene la educación para el desarrollo personal, la conciencia social y la libertad individual: con tan solo once años, comenzó a escribir un blog anónimo para la BBC sobre su vida en Pakistán, especialmente sobre la prohibición a las niñas de ir a la escuela. Cuando su importancia a nivel internacional creció, comenzó a recibir amenazas del régimen y finalmente tuvo que exiliarse a Inglaterra tras el atentado contra su vida. Actualmente, es alumna en la Universidad de Oxford.Malala

Desde la sección de Peli y Manta, queremos proponerte que veas dos documentales sobre Malala, su pasión por la educación y su buen humor incansable ante la adversidad. Uno de ellos, Class Dismissed, se grabó en 2010, y su repercusión internacional fue lo que precipitó el ataque contra su vida dos años más tarde. El otro, He Named Me Malala (Él me llamó Malala) fue grabado en 2015, cuando Malala ya vivía y estudiaba en Inglaterra. Puedes comprarlo aquí o verlo gratuitamente en Netflix.

Gracias a la convicción y la insistencia de Malala, Pakistán se comprometió en 2014 a proporcionar educación universal a niños y niñas, aunque a día de hoy es necesaria una acción continua para que se mantenga este compromiso. Porque los niños son el futuro y el mejor recurso que podemos dejarle al planeta, continuemos sensibilizándonos y sensibilizándolos. Con un poco de retraso…

¡Feliz Día del Niño!

Añade un comentario